La mala gana

Valora este artículo

Me da miedo el punto muerto y la marcha atrás:
vivir en los atascos, los frenos automaticos y
el olor a gasoil.

Me angustia el cruce de miradas
la doble dirección de las palabras
y los ciego-guía de los semáforos.

Me arruinan las prisas y las faltas de espíritu,
el paso obligatorio, las tardes de domingo
y hasta la línea recta.

Me enervan los que no tienen dudas,
y aquellos que se aferran a sus ideales
sobre los de cualquiera.

Me cansa tanto tráfico y tanto sinsentido.
Posado frente al mar,
mientras el mundo gira.

Para algunos la vida es galopar un camino
empedrado de horas minutos y segundos,
y yo, más humilde soy, y sólo quiero
que la ola que surge del último suspiro
de un segundo, me transporte mecido hasta el siguiente.

Autor: Santos Isidro Seseña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *